Enciendo la llama aforística con el maestro Georg Christoph Lichtenberg

A veces me paso ocho días sin salir de casa y vivo muy contento. Si tuviera que permanecer el mismo tiempo bajo arresto domiciliario, caería enfermo.

Anuncios