Lo esencial es la palabra

Fui remero, mercader de esclavos, esclavo, leñador, salteador de caravanas, cantor, catador de aguas hondas y de metales. Padecí cautiverio durante un año en las minas de azogue, que aflojan los dientes. Milité con hombres de Suecia en la guardia de Mikligarthr (Constantinopla). A orillas del Azov me quiso una mujer que no olvidaré; la … Sigue leyendo Lo esencial es la palabra

Anuncios

Nos queda el atardecer. Y nos queda Borges.

Ni de mañana ni en la diurnalidad ni en la noche vemos de veras la ciudad. La mañana es una prepotencia de azul, un asombro veloz y numeroso atravesando el cielo, un cristalear y un despilfarro manirroto de sol amontonándose en las plazas, quebrando con ficticia lapidación los espejos y bajando por los aljibes insinuaciones … Sigue leyendo Nos queda el atardecer. Y nos queda Borges.

Un libro apócrifo de Borges debería ser el de un Borges aforista

Borges, sin duda uno de los gigantes de la literatura, no cultivó géneros como la novela, ni el teatro, ni siquiera se puede decir que haya escrito formalmente ensayos, ya que sus ensayos son variantes de su literatura. Y no cultivó el aforismo. Esto último podría remediarse, si se nos antojara que exista un Borges … Sigue leyendo Un libro apócrifo de Borges debería ser el de un Borges aforista

La literatura de Borges o esa llama que no se apaga nunca

Borges solía señalar que nunca sabemos de una cosa cotidiana que acabamos de hacer si esa fue la última vez que la hicimos. Esta es la primera publicación que hago sobre Borges y sé que, mientras este espacio exista, es la primera de muchísimas. Siempre estaré dispuesto a compartir lo que disfruto de Borges porque, … Sigue leyendo La literatura de Borges o esa llama que no se apaga nunca