Andrómeda

Hace frío
y la ves desnuda y sola
mientras sus muñecas sangran, sus cabellos
los revuelve el viento.

Un valiente la defiende y le niego mérito:
ante ella cuando tiembla,
¿quién podrá no ser valiente?

Afligida Andrómeda, su collar de lágrimas,
un retrato suplicante de colores.

Lo precioso, cuando sufre, es dos veces más precioso.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s