Allí abajo, en el fondo

Allí abajo, en el fondo,
donde hay una luz proscripta a nuestros ojos
que podría encandilarlos,
pero a donde nunca llegan ni los más profundos nadadores.

Donde todavía existe la hidalguía de las ruinas
y el enfermo siglo diecinueve.

Los espectros no soñaron nunca más la superficie.

No hay nostalgia, en ese mundo,
de lo que sucede en este: hay intemporales brújulas
demasiado hermosas para estar en los museos
que perdieron, y ahora sí que son perfectas, las agujas.

Allí abajo donde hay uvas de magnesio,
donde el oro quedó limpio de su camarín sangriento.

Hay un buque en el Mar Rojo que perdió la guerra,
no se sabe cuánto hace,
ni le importa ya cuál guerra, pero que ganó el silencio.

Hay un parque de esculturas parecido al cielo.

Hay ciudades, allí abajo,
que lograron, en el fondo, ser más dignas que sus dioses.

 

413337

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s